Noticias, Nutrición|27 julio, 2012 9:14 AM

Grasa saturada y esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad compleja en su origen y desarrollo. Hoy en día, su etiología no está esclarecida. Afecta al sistema nervioso central y se caracteriza por la desmielinización o pérdida de mielina, la capa de lípidos que cubre los axones de las neuronas a modo de aislante y posibilita la transmisión del impulso nervioso entre distintas partes del cuerpo. Este proceso degenerativo puede causar diversos grados de discapacidad, por lo que desde el ámbito de la nutrición, las investigaciones y ensayos clínicos se centran en dilucidar la posible implicación de la alimentación, tanto en referencia al exceso como a la deficiencia. Se analizan distintos nutrientes (grasas saturadasantioxidantes,vitamina D) por su implicación en el proceso inflamatorio y en la desmielinización de las células o en la respuesta autoinmune. La Asociación Española de Esclerosis Múltiple (AEDEM) indica que en la actualidad no hay evidencia directa de que la nutrición sea un factor causante, si bien constata que la incidencia de EM es superior en la población con elevada ingesta de grasa saturada de origen animal. Esta institución también recomienda una dieta saludable e insiste en aumentar el consumo de ácidos grasos esenciales y de vitaminas antioxidantes, que podría concretarse en seguir una dieta mediterránea. No hay duda de que el mantenimiento del estado nutricional ayuda a maximizar la funcionalidad.

  • Share this post:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg