Tratamiento

No existe cura para la esclerosis múltiple. Sin embargo se han encontrado varios medicamentos que son eficaces en su tratamiento, frenando el desarrollo de la enfermedad y combatiendo los síntomas.

Sólo la variante remitente-recurrente tiene tratamientos aprobados por la FDA y la EMEA. Actualmente, son tres interferones (Avonex, Betaseron -conocido en Europa como Betaferon- y Rebif), un conjunto de polipéptidos llamado Copaxone, un inmunosupresor llamado Mitoxantrone y finalmente un anticuerpo monoclonal llamado Natalizumab y comercializado como Tysabri.

La EM progresiva primaria es muy difícil de tratar. Los corticoesteroides a altas dosis cada tres meses pueden tener algún efecto. En principio no existe un tratamiento preventivo efectivo para la EM progresiva primaria. El tratamiento de los síntomas, y la rehabilitación mediante fisioterapia, terapia ocupacional y logopedia, tienen un papel importante. Es muy importante, igualmente, la evaluación por parte de un neuropsicólogo para poder abordar cualquier déficit cognitivo que pudiera instaurarse.

Medicamentos experimentales y terapias alternativas se describen en el artículo Tratamiento de la esclerosis múltiple. El estado de las terapias experimentales, llamadas “pipeline”, pueden ser consultadas en sitios especializados.

Otra de las posibles vías para el tratamiento de la esclerosis múltiple es el Concepto Bobath.

Otros tratamientos

En la actualidad, el movimiento funcional y la estimulación sensorial desempeñan un papel muy importante en la rehabilitación de pacientes con esclerosis múltiple.

Existen equipos, que por medio de terapia robotizada permiten reproducir los movimientos de la marcha, en donde caminar puede entrenarse y mejorarse por medio de repeticiones continuas, permitiendo una terapia de locomoción funcional intensiva combinado con retroalimentación aumentada mejorando la motivación de los pacientes.

  • Share this page:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg